Jérica y sus murallas

  • 1

El Caso Histórico de Jérica viene delimitado por el perímetro que formaban su recinto amurallado exterior.

En la parte superior de la Peña Tajada se encontraba el Castillo, de origen árabe con reformas posteriores hasta su destrucción a finales del siglo XIX, el cual estaba formado por varios recintos, destacando la Torre del Homenaje, conocida como "La Torreta". Su acceso actualmente se produce mediante unas escaleras hasta sus muros. A partir de ahí, el camino se hace complicado, no siendo recomendable para todas las personas ya que no está acondicionado ni adaptado.

Bajo el recinto militar, se encontraba el primer recinto amurallado, que protegía a varios edificios, destancando la antigua mezquita principal, la cual, entre los siglos XIII y XIV fue destruída para construir en su lugar la primitiva iglesia de Santa Agueda, inacabada por orden del Infante D. Martín El Humano en 1385. Actualmente es la Ermita de San Roque.

El segundo recinto partía desde el Portillo de San Roque, bajo la ermita del mismo nombre, y albergaba a las primeras viviendas del núcleo urbano. En la actualidad apenas quedan algunas torres y varios portales, como el de La Sala, en la Plaza del Maestro Puchades, y el de San Juan.

El tercer recinto comenzó a construirse a finales del siglo XIV y durante el XV. Protegía a las viviendas de la época, a exepción de la morería que se encontraría extramuros apenas 100 metros de la Iglesia de Santa Agueda. En la actualidad quedan 6 torres y 2 portales, el del "Arco de la Rocha del Hospital" y el de "Santa Ana o De Teruel".

Alrededor de la Torre Mudéjar, se construyó en septiembre de 1838 un fortín para defensa de la población por las tropas Liberales durante las Guerras Carlistas. Este fortín fue destruído al finalizar las mismas, así como el Castillo, varios portales y tramos de murallas.